FORUM POESIA VISUAL 2001

FORUM POESIA VISUAL 2001

FORUM POESIA VISUAL 2001




PABLO MORA
CLEMENTE PADIN
JOSE CARLOS BELTRAN
BARTOLOME FERRANDO
MARIA JESUS MONTIA



PABLO MORA
                                         Día Mundial de la Poesía

                                                           Pablo Mora*
 

           Definitivamente, es difícil arrear la Poesía. Sea porque
     alguien a ciegas la persiga; sea porque se la quiera
     institucionalizar por vía de Casas o Talleres, justamente de
     Poesía; sea porque, por iniciativa de la UNESCO, se haya
     querido establecer, desde noviembre de 1999, el 21 de marzo de
     cada año, el Día Mundial de la Poesía.  Máxime si se piensa
     que se trata de un género “en peligro de extinción”
     o una causa al borde del olvido. Ni género en peligro, ni causa
     camino del olvido, la Poesía, por el contrario, “el poema
     es el lugar por el que se escapa el alma de un pueblo”
     (Miguel Ángel Asturias). Nunca como en nuestra época, en la que
     la tecnología rige nuestra vida cotidiana, dejará la Poesía de ser
     la más alta expresión de la espiritualidad, puesto que “no
     hay arte sin poesía” (Eugène Delacroix), siendo el
     lenguaje poético el que apuntala toda y cada una de las artes.

 

           A pesar de las tantas dificultades por amoldarla,
     amonestarla, amojamarla, amordazarla, amojonarla -
     institucionalizarla -, la Poesía se niega rotundamente a ser
     víctima de Decreto alguno. Por mucho que se pretenda que en el
     “Día Mundial de la Poesía”, en el marco de las
     Olimpíadas de Delfos, los poetas saluden el advenimiento del
     Tercer Milenio delante del oráculo; que los poetas reinen el 21 de
     marzo por una disposición de la UNESCO; voces autorizadas,
     conscientes, con Gracián, de “saber sufrir necios... de que
     son tontos todos los que parecen y la mitad de los que no
     parecen”, como la de Washington Benavides, aseguran
     que “la poesía goza de buena salud”, en cuanto
     instrumento de toma de conciencia de pueblos, comunidades,
     aldeas, en compromiso con el arte y el hombre y el hambre. Tal
     como lo confirma el reciente, poético Discurso del
     Subcomandante Marcos, en pleno corazón de América, el que no
     dudamos en calificar de verdadero Manifiesto 2001.

 

           Lejos de cualquier pretendida globalización del fenómeno
     poético o de que se llegue a calificar a la Poesía de mero
     “aparato ideológico”,  manoseada, traída, llevada,
     publicada, enriquecida, pulida o adornada, lo que se evidencia en
     sus alforjas o morrales es una gama universal, plena de
     lumínicas especificidades, de maravillosas posibilidades, de
     infinitas formas de asombro, inspiración, creación, osadía,
     testimonio, comunicación. Como el caso del Rincón de Haikus
     de Mario Benedetti, que ocupa, hoy, el primer lugar de ventas en
     el mercado librero mundial.

 

           Paradójicamente, Koïchiro Matsuura, actual Director
     General de la UNESCO, sostiene que “la poesía ocupa,
     entre las diferentes formas de expresión humana, un lugar
     importante y particular... la poesía es algo más que un género
     literario establecido y codificado: alienta todas las otras formas
     de expresión literaria y artística... la poesía es poco exigente:
     una voz o una hoja de papel bastan para darle vida. La
     encontramos en todas las épocas y en todos los lugares, prueba
     de su universalidad y de su naturaleza trascendental. Una cultura
     se reconoce en sus poetas porque son ellos quienes consiguen
     dar forma concreta a sus pulsiones más secretas, a sus sueños
     más íntimos y a sus aspiraciones comunes... La poesía es
     igualmente un medio incomparable para la comprensión
     intercultural... (dentro de ) su vocación universal de diversidad
     cultural y de paz en el mundo”.

 

     Mientras la lógica pretende explicar el mundo, será la Poesía -
     Primavera y Sal de la Tierra (Antonio Gala) -  la que se encargue
     de salvarlo. Sólo, entonces, la razón poética podrá rescatar para
     nosotros el mundo destruido por la razón científica, la razón
     técnica y la razón política. Sólo, entonces, “al amanecer,
     armados de una ardiente paciencia, entraremos en
     espléndidas ciudades”. ( Arturo Rimbaud). Y no se
     celebrará el funeral  de la Poesía en este siglo que amanece.
     Puesto que habrá de haber tiempo para la Poesía, si no quieren
     pueblos y hombres sucumbir. (18.03.2001)

 

           * Poeta       moraleja@telcel.net.ve                 www.poesia.org
 

CLEMENTE PADIN

Pablo Mora,
estimado amigo,
                                 te agradezco el envio de tu texto. Lo que no entiendo muy bien, por carencias propias, es el objeto del cuestionamiento. ¿Quién persigue a la poesía? ¿Es porque la Unesco fijo el 21 de Marzo como Día Mundial de la Poesía? La frase de Delacroix me trae mas confusión pues pensaba que la poesía era un género literario y no una medida de
valor estético.  Es decir, sería más justo afirmar que "no hay arte sin valores estéticos sobresalientes" ya que la poesía es parte de una de las "artes" llamada literatura y no es habitual definir a una "especie" (la literatura) por su "género" (la poesía).

Sería como explicar a la "música" por cualquiera de sus géneros únicamente : la "opera", la "sonata", etc.
 
                               Por otra parte la poesía , al igual que el resto de las actividades simbólicas conocidas como "artes", están institucionalizadas y al servicio de la identidad y cohesión comunitaria. Miguel Angel Asturias lo expresa muy bien,
como tú lo dices. La poesía (el arte) es un instrumento ideológico más (la educación, la religión, las instituciones, la familia, etc.) que mantiene la trama social, vía expresión de los valores del sector dominante en cada sociedad. El mayor o menor
grado de compromiso de los poetas con los intereses de los sectores oprimidos de la sociedad tiene poco que ver ya que no son los contenidos lo que cuentan sino cómo se trasmiten las ideas. Benedetti es categórico. ¿Qué es lo que realmente
trasmite Benedetti en el ejemplo que citas? El haiku, forma literaria milenaria ligada históricamente al poder japonés de todas las épocas, es decir, una forma ya dada, institucionalizada, consagrada, etc. Por más que defienda los intereses de los
necesitados lo hace bajo una forma que niega aquel contenido.
 
Además, por qué la literatura (mejor dicho la poesía) debiera tener mayor importancia que cualquiera de las demás artes? Aquel tradicional Sistema de las Bellas Artes que ubicaba a la Literatura en primer lugar (y a la poesía como "la cereza de la
torta") cayó barrido, hace cerca ya un siglo por las vanguardias históricas y, hoy día, los soportes electrónicos, la "multimedia" y la "verbivocovisualidad" de Joyce han hecho explotar la concepción "restricta" de la literatura (o poesía) que
sólo se valía de la dimensión semántica o verbal, abriendo las puertas a la visualidad, la oralidad, la actuación, la gestualidad, etc. en tanto dimensiones genuinas del lenguaje... hacia un concepto "ampliado" de literatura.
 
También me resultan vagas las alusiones a "Lejos de cualquier pretendida
globalización del fenómeno poético" y la del Dr. de la Unesco: "La poesía es
igualmente un medio incomparable para la comprensión intercultural... (dentro de ) su
vocación universal de diversidad cultural y de paz en el mundo”. En qué quedamos...la
poesía es inglobalizable o tiene vocación universal? Sin embargo, insisto en desacralizar a la
poesía, ¿por qué debería ser un "medio de comprensión intercultural"?  La música,
¿no sería un vehículo más adecuado dado que sus códigos de lectura son realmente
universales? La poesía no tiene ese privilegio: a cualquier persona que no conozca idiomas le
resultará imposible leer y "comprender" un poema escrito fuera de su lengua.
Convenzámosnos: la poesía, tal cual la quiere nuestro querido interlocutor Pablo Mora,
deberá adoptar formas nuevas y disruptivas. No se trata de inventar nuevos contenidos, ya que éstos fluyen en el seno de la vida social (el poeta sólo les da expresión verbal), sino de
realmente revolucionar o transgredir los normas de su uso, de su creación y lectura. Me
refiero a cambios radicales a nivel de las formas. Enfocando el tema así poco importará que
el poder (sea local, sea global) fije o no Días Universales de la Poesía.
 
Por otra parte ¿no te parece excesivo comparar a Benavídez con Gracián? Además, ¿no sería impropio "tener un compromiso con el hambre"? He leido y disfrutado del discurso de Marcos pero no estoy de acuerdo con la propuesta básica del mismo, al contrario, como todo poder, aunque sea incipiente,  quiere poner poner a la poesía (y al ajedrez) al servicio de los valores ideológicos que tan bien expresa en sus ponencias. Sin duda, esos valores son justos y deseables y dignos de luchar por ellos pero por qué "arriar a la poesía", por qué ponerle límites, por qué decir "debe ser así... o debe ser asa"...por qué decirle "debes
decir esto"? La poesía no desaparecerá (aunque le inventen funerales y muertes o días especiales de festejo) en tanto existan hombres y humanidad, puesto que es una de sus formas de expresión. Habría que esperar un holocausto..
 
También, creo, se le da demasiada importancia a la poesía (y al arte en general),  ¿cómo hará la poesía para detener el deterioro del ambiente? ¿Cómo detendrá el crecimiento de la capa de ozono? ¿Cómo frenará al Plan Colombia, por ejemplo? O, cómo hará la paz en Medio Oriente? La poesía es la poesía. Para desactivarla basta contarle los versos.
 
Fraternalmente,
 
 

César Reglero (Amigo de mis amigos, amigo mío... Amigo de la Poesía,....)
 
Por Clemente Padín me entero de tu interés popr aprovechar
mi artículo DÍA MUNIDAL DE LA POLESÍA...  Por supuesto.

Habrá de haber tiempo para la Poesía,
si no quieren pueblos y hombres sucumbir.
 
Adelante,  con cordial saludo.
 
Pablo Mora
<   www.poesia.org   >



BARTOLOMÉ FERRANDO

LOS TRAZOS  DISCURSIVOS
 DE BARTOLOMÉ FERRANDO
Por José-Carlos Beltrán
 

Nos encontramos ante un libro reflejo de la fuerza creativa de su autor,  un poeta total que en estos “Trazos” nos reune, la que posiblemente será su obra “completa” en cuanto a poesía discursiva, ya que Bartolomé Ferrando, es uno de los más representativos creadores de poesía visual, fónetica  y perfomance españoles, lo que podemos afirmar que estamos ante un poeta al completo, un ser .hipersensible, que convierte en poesía cuanto comparte, sin limitaciones expresivas,
Bartolomé Ferrando. Valencia 1951 es Doctor en Bellas Artes. Profesor titular de performance y arte intermedia en la Facultad de Bellas Artes de Valencia. Creador de la revista de poesía experimental “Texto poético”  su obra ha sido expuesta en distintos puntos de E uropa, ý permanece en museos internacionales de arte contemporaneo y colecciones particulares. La revista “Texturas” que dirige Angela Serna en Vitoria, le dedico el número 6 monográfico a su obra, y entre sus publicaciones se destaca los ensayos “Hacía una poesía del hacer” Valencia 1980, “La mirada movil. A favor de un arte irtemedia” Universidad de Santiago de Compostela 2000. entre otros. así como numerosos catálogos y libros colectivos.
“”Trazos” consiguió la tercera posición en el Premio Valencia de Poesía de 1983, y recoge los primeros poemas discursivos del autor y probablemente los últimos. escritos en 1982 ” dado que desde 1975 su hacer se centra en la poesía concreta, visual y de acción” se nos dice en  la contraportada del libro , lo que nos confirma como un libro que con él mismo es una experimentción poética, en el que los espacios en blanco y la distribución de las palabras juegan un papel importante haciendo cómplice al lector del acto creativo, reafirmando  la faceta visual del poeta, que nos sorprende página. a página.
No es un libro facil, el lector deberá de adentrarse en cada poema, paseando con atención cada una de sus palabras recorriendo el espacio  con la mirada del observador y el empeño de quien lee un texto discursivo., dejando predispuesta su sensibilidad para enriquecerse en cada uno de los versos . “escritura        arrugada /
Sobre / la hoja / del espacio / que / le observa / con / su piel / y      ata / el color / de / la mirada / música / encendida / oliendo a / luz” nos dice en uno de sus poemas (Pap 85) . El libro en  conjunto se puede considerar un autentico poema visual, en la línea del letrismo que caracteriza la obra de Ferrando, que no puede disimular su faceta de poeta visual.
Transcribo el índice, que en el  conjunto de los titulos de cada poema,  se encuentra la llave del mensaje de su creador. “ Lineas.//  El cuerpo/ del lenguaje/ suena.// La voz / y el cerebro //  Residuos//  Reflexiona/ silenciosamente/ sobre la carne/ en el vacío / de la luz/ y del lenguaje/ sin escritura.//  Con miradas/ traza cierta/ arquitectura/ del pensamiento/ y del habla.//  En tu cuerpo/ se entrelazan/ las voces de / un instante.// Escribe/ silencios.” (PAG 7 ) Hay que ser un auténtico maestro, para convertir un índice en un poema, hay que tener la creatividad a flor de piel para con ello lograr desde el primer verso la atención y complicidad del lector a lo largo de las 128 páginas, sin perder un ápice del interés por la lectura. Si se abre el libro al azar, en cada hoja encontramos belleza expresiva, como esta “el sol / negro   de/  la/ palabra/ quema/ la/ piel/ sobre/ la arena/  blanca” (pag 63) . Esperamos que Bartolomé Ferrando, encuentre un espacio en su tiempo y con la exquisitez creativa que nos tiene acostumbrados, nos ofrezca un nuevo libro discursivo de su poética, siempre viva y llena de mensaje creativo.
Hay que felicitar al editor, el hecho de publicar un libro de estas características, ya que no abundan en la actual oferta editorial obras del alcance experimental de este “Trazos” , salvo en ediciones independientes,  ello es un signo de querer ofrecer al lector interesado calidad, dando a conocer otras formas poéticas, que ayudan a enriquecer  y abrir nuevos caminos a quienes gustan de la poesía como medio de expresión y conocimiento. Se aconseja la lectura de estos “Trazos” de Bartolomé Ferrando, un auténtico creador de belleza, que nos pone al alcance de la mano, un soplo de aire nuevo para el espíritu inquieto de búsquedas. El autor nos ha dado parte importante de su obra creativa ( discursiva) en un solo volumen, que como lector se agradece e invito a ser compartida.
 



         Ché...mira la poesía

         POESÍA VISUAL VALENCIANA

                    Por José-Carlos Beltrán
 

Poesía visual como reflejo de una forma de vivir y entender el hecho poético, plasmada a través de la
imagen, que se produce con la combinación de todo aquello que sea útil al poeta ,( letras, números, objetos,
etc...) para expresar el estado anímico del autor ante su realidad, elevándola a poema, obra de arte;
creando sensaciones a través de la intención primitiva de su mensaje, en total libertad de interpretación
hacía el lector-receptor que se convierte con ello en coautor, sin el cual el poema visual dejaría de tener
sentido, para convertirse en un mero hecho de egoísmo expresivo . El poema visual debe de ser ante todo
poesía, sugerencia, sinceridad y debe de ser visual y directo, como un golpe de atención a la sensibilidad,
empleando los mínimos medios para brindar los máximos significados en pro de la libertad en todos los
sentidos . El poeta visual es un ser capaz de crear amor desde el amor, y el poema visual debe de ser un
puro acto de ese amor, hacía la unión de las sensibilidades. La poesía visual es la vida misma.

Como dice Juan López de Ael, el poeta visual escribe poemas sin palabras, como pequeños gritos, esos
que poco a poco se dejan oír más, despertando el interés del lector, y ahora estamos en un buen momento
en el que la poesía visual está llegando hasta ese hipotético lector que sin saberlo la espera para
compartirla, como una manifestación artística más. Hace menos de una década era impensable que la
poética visual tuviera cabida en las páginas de una revista literaria, en un libro plural o mucho menos en un
suplemento literario de prensa diaria, hoy valga como ejemplo la encontramos en revistas como "Zurgai" de
Bilbao, dedicándole un amplio monográfico en un libro colectivo, como "Aldea poética II - La poesía en
acción" junto a poesía discursiva, letras de canciones y cómics, o en los "Cuadernos del Sur" del Diario de
Córdoba, dedicándole incluso una de sus portadas ( jueves 28-12-2000 ) sin olvidar las revistas
especializadas sobre el tema como "Texturas" en Vitoria o "Phayum" en Benicarló (Castellón), amén de
multitud de exposiciones tanto colectivas; como la itinerante "Poesía para ver" o individuales ,así como
antologías especializadas "Poesía visual valenciana" editada y distribuida por una empresa comercial.
Todo ello nos indica la aceptación que la poesía visual empieza a tener como genero con características
propias, sin otro ajuar que la manifestación libre del poeta al encuentro del lector-receptor, con una clara
invitación directa a participar en el poema

En la Comunidad Valenciana este hecho no pasa desapercibido y son distintas las acciones que dentro de
la poética visual se realizan desde los inicios de esta en España en la década de los sesenta,
concretamente 1962 cuando llega a España el uruguayo Julio Campal y desde Juventudes musicales de
Madrid, funda "Problemática 63" , realizando sobre todo conferencias en los distintos puntos del Estado, así
como exposiciones colectivas como las de en 1965 en Bilbao, Zaragoza, Madrid. Y desde este primer
momento, los poetas valencianos y a lo largo de todas las generaciones han tenido su representatividad,
siendo el pionero Alfonso López Gradolí, (Valencia 1943) que en 1971, casi recién llegado a Madrid (1969)
pública dentro de. la colección de libros el Anillo del Cocodrilo nº 3" de la editorial Parnaso 70 que dirige
Jose María Montells su mítico libro "Quizá Brigitte Bardot venga a tomar una copa esta noche" en una
edición a color que en su momento se podía calificar de todo un lujo, con un coste de 42.000 ptas de la
época , lo que supuso todo un acontecimiento dentro de la vanguardia española, empleando el collage
como fondo a trozos de poemas discursivos.

En 1977 Bartolomé Ferrando junto a David Pérez y Rosa Sanz crean la revista "Texto poético (poesia
visual,objeto y de acción" que en sus nueve números hasta 1989 fue el balcón donde se dejaba ver la
poesía visual valenciana del momento, a los que se unirían luego Vicente Plá y Carmen Navarro. Dos años
más tarde la revista francesa Doc(k) s, especializada en poesía visual internacional, dedica un articulo a la
"La última poesía valenciana" con poemas de Josep Lluis Segui, Ferran Cremades y los iniciadores de
"Texto poético". Siendo Bartolomé Ferrando (Valencia 1951) desde entonces, un poeta fundamental para la
divulgación de la poesía visual valenciana. Profesor titular de perfomance y arte intermedia de la facultad de
Bellas Artes de Valencia. Coorganizador en 1982 de la exposición y encuentro internacional "Poesía
experimental ara" en la Sala Parpalló de Valencia .Exposiciones tanto individuales como colectivas en
Europa, Japón, EEUU, y publicaciones como los ensayos " Hacía una poesía del hacer" Valencia 1980, "La
mirada móvil. A favor de un arte intermedia" Santiago de Compostela. 2000 o la antología "Poesía visual
valenciana" Valencia 2001. El libro "Trazos" que reúne toda su poesía discursiva, formando el conjunto del
libro un poema visual por sí mismo con la distribución de los textos y los espacios en blanco, a demás de
los múltiples perfomances del que una máxima autoridad. La revista "Texturas" que edita en Vitoria Angela
Serna, le dedicó un monografico en su número 6 en 1996, como uno de los poetas más completos en las
distintas maneras de entender y practicar el hecho poético.

A principios de los ochenta, inicia su actividad poética Francisco Pérez Belda, trabajando de forma
individual desde Navarrés (Valencia) con una de las obras de mayor relevancia en el actual letrismo
español, creando el Taller de les Paraules junto a Salvador Pèrez Estors y Miquel Martinez, donde publican
las colecciones de "Pliegos de la visión" y "Los miserables" entre otras y realizando exposiciones en la
provincia de Valencia primordialmente dentro de la creación poética basada en el letrismo.

Josep Sou (Alcoi 1951) desde 1992, es uno de los poetas visuales de mayor proyección internacional,
Europa, Usa, Mexixo, Panama,etc...realizando multitud de exposiciones individuales con magníficos
catálogos en los distintos puntos del España, con una importante obra tanto en poesía visual como objeto, y
discursiva. Otros poetas a tener en cuenta que se iniciaron entre las décadas ochenta/noventa, son J.Ricart
, Raúl Galvéz con un libro individual y la coordinación del libro colectivo "Turangalila" 1995. y el
castellonense de Artana Nelo Vilar , director de la revista "Fuera de..." quien en 1996 participó en los XXV
Premis Octubre con la exposición colectiva "Poétiques visuals" junto a B.Ferrando, Galvez, Sou y el catalán
J.M.Calleja.

Los años del cambio de siglo, han sido fundamentales para la poesía visual española en general y
valenciana en particular. En 1999, se publica en Vitoria la "Antología de la poesía visual española ante el
nueve milenio" de José-Carlos Beltrán y por motivo de su presentación en Madrid (21,mayo) se lleva a cabo
un encuentro y exposición bajo el lema "Poesía para ver" comisariada por Fernando Millán y J.C. Beltrán,
que se convertiría de caracter itinerante, recorriendo hasta el momento (Pineda de Mar (Barcelona),
Benicarló (Castellón), Burjassot (Valencia) entre otras ciudades previstas como Valladolid, Palencia y
Vitoria, para el año 2001, siendo los poetas valencianos en ella ,Josep Sou, Bartolomé Ferrando, Nieves
Salvador, María Jesús Montía, y Francisco Perez Belda, Un año después se edita el libro "Phayum, poéticas
visuales" recopilado por María Jesús Montía y J-C.Beltrán, Col Cándela, Benicarló 2000, en el que se
reúnen las definiciones de poesía visual de treinta y dos creadores, en el que aparece tras su largo silencio
Alfonso López Gradolí, que junto a Jesús Maestro y los mencionados anteriormente completan la
participación valenciana. Finalizando el año 2000, la revista bilbaína Zurgai, publica un monográfico sobre
poesía visual incluyendo a los valencianos Alfonso López Gradolí, Bartolomé Ferrando, Nieves Salvador,
María Jesús Montía y J-C.Beltrán con el articulo "La imagen del poema, poesía visual española 1962-2000".

Otras actividades en pro de la divulgación de la poesía visual en la Comunidad Valenciana sería la
publicación en Benicarló (Castellón) desde Octubre 1997 de la revista especializada "Phayum" con siete
números hasta la fecha, con monograficos dedicados a Juan Brossa, Federico Gracia Lorca y
Autorretratos, con las correspondientes exposiciones de los originales en Benicarló, Tortosa etc... o la
exposición "7 paraules de llum 7" en Navarrés (Valencia) y Benicarló realizada por el Taller de les Paraules
y Phayum ,de las respectivas poblaciones en el año 2000.

La consulta por parte de J-C.Beltrán , a cuarenta cinco especialistas entre poetas y críticos, sobre quienes
creían los poetas visuales españoles más representativos actuales, dio pié a la publicación de la "Antología
consultada de la poesía visual española. El color en la poesía visual" y entre los veinticinco poetas incluidos,
de los 130 nominados, figuran los valencianos Bartolomé Ferrando, Josep Sou, José-Carlos Beltrán,
Nieves Salvador y María Jesús Montía, , lo que pone de manifiesto la presencia valenciana en cada uno de
los hechos relevantes a lo largo de la corta historia de la poesía visual española.

Con la publicación de la antología "Poesía visual valenciana" de Bartolomé Ferrando y J-C.Beltrán, que
selecciona a dieciséis poetas visuales, ( Alfonso López Gradoli. Josep Sou, Bartolome´Ferrando, Francisco
Perez Belda, Manel Costa, Raúl Galvez, J. Ricart, José-Carlos Beltrán, Nieves Salvador, Carmen Mayor,
María Jesús Montía, Regina Balbastre, María Gallard, Pedro Aviles, Antoni Albalat, y Ferrran Costa, ) se
muestra la actualidad de la poesía visual valenciana, con una pluralidad generacional y de estilos
enriquecedora, ofreciendo una proyección de futuro, en el que la poética de nuestros creadores es y seguirá
siendo punto de referencia cuando se hable sobre el tema.

                                                        JOSÉ-CARLOS BELTRÁN.

                                                       Benicarló 16 de Marzo 2001
 
 
 
 
 
 
 

BARTOLOMÉ FERRANDO

LOS TRAZOS  DISCURSIVOS
 DE BARTOLOMÉ FERRANDO
Por José-Carlos Beltrán
 

Nos encontramos ante un libro reflejo de la fuerza creativa de su autor,  un poeta total que en estos “Trazos” nos reune, la que posiblemente será su obra “completa” en cuanto a poesía discursiva, ya que Bartolomé Ferrando, es uno de los más representativos creadores de poesía visual, fónetica  y perfomance españoles, lo que podemos afirmar que estamos ante un poeta al completo, un ser .hipersensible, que convierte en poesía cuanto comparte, sin limitaciones expresivas,
Bartolomé Ferrando. Valencia 1951 es Doctor en Bellas Artes. Profesor titular de performance y arte intermedia en la Facultad de Bellas Artes de Valencia. Creador de la revista de poesía experimental “Texto poético”  su obra ha sido expuesta en distintos puntos de E uropa, ý permanece en museos internacionales de arte contemporaneo y colecciones particulares. La revista “Texturas” que dirige Angela Serna en Vitoria, le dedico el número 6 monográfico a su obra, y entre sus publicaciones se destaca los ensayos “Hacía una poesía del hacer” Valencia 1980, “La mirada movil. A favor de un arte irtemedia” Universidad de Santiago de Compostela 2000. entre otros. así como numerosos catálogos y libros colectivos.
“”Trazos” consiguió la tercera posición en el Premio Valencia de Poesía de 1983, y recoge los primeros poemas discursivos del autor y probablemente los últimos. escritos en 1982 ” dado que desde 1975 su hacer se centra en la poesía concreta, visual y de acción” se nos dice en  la contraportada del libro , lo que nos confirma como un libro que con él mismo es una experimentción poética, en el que los espacios en blanco y la distribución de las palabras juegan un papel importante haciendo cómplice al lector del acto creativo, reafirmando  la faceta visual del poeta, que nos sorprende página. a página.
No es un libro facil, el lector deberá de adentrarse en cada poema, paseando con atención cada una de sus palabras recorriendo el espacio  con la mirada del observador y el empeño de quien lee un texto discursivo., dejando predispuesta su sensibilidad para enriquecerse en cada uno de los versos . “escritura        arrugada /
Sobre / la hoja / del espacio / que / le observa / con / su piel / y      ata / el color / de / la mirada / música / encendida / oliendo a / luz” nos dice en uno de sus poemas (Pap 85) . El libro en  conjunto se puede considerar un autentico poema visual, en la línea del letrismo que caracteriza la obra de Ferrando, que no puede disimular su faceta de poeta visual.
Transcribo el índice, que en el  conjunto de los titulos de cada poema,  se encuentra la llave del mensaje de su creador. “ Lineas.//  El cuerpo/ del lenguaje/ suena.// La voz / y el cerebro //  Residuos//  Reflexiona/ silenciosamente/ sobre la carne/ en el vacío / de la luz/ y del lenguaje/ sin escritura.//  Con miradas/ traza cierta/ arquitectura/ del pensamiento/ y del habla.//  En tu cuerpo/ se entrelazan/ las voces de / un instante.// Escribe/ silencios.” (PAG 7 ) Hay que ser un auténtico maestro, para convertir un índice en un poema, hay que tener la creatividad a flor de piel para con ello lograr desde el primer verso la atención y complicidad del lector a lo largo de las 128 páginas, sin perder un ápice del interés por la lectura. Si se abre el libro al azar, en cada hoja encontramos belleza expresiva, como esta “el sol / negro   de/  la/ palabra/ quema/ la/ piel/ sobre/ la arena/  blanca” (pag 63) . Esperamos que Bartolomé Ferrando, encuentre un espacio en su tiempo y con la exquisitez creativa que nos tiene acostumbrados, nos ofrezca un nuevo libro discursivo de su poética, siempre viva y llena de mensaje creativo.
Hay que felicitar al editor, el hecho de publicar un libro de estas características, ya que no abundan en la actual oferta editorial obras del alcance experimental de este “Trazos” , salvo en ediciones independientes,  ello es un signo de querer ofrecer al lector interesado calidad, dando a conocer otras formas poéticas, que ayudan a enriquecer  y abrir nuevos caminos a quienes gustan de la poesía como medio de expresión y conocimiento. Se aconseja la lectura de estos “Trazos” de Bartolomé Ferrando, un auténtico creador de belleza, que nos pone al alcance de la mano, un soplo de aire nuevo para el espíritu inquieto de búsquedas. El autor nos ha dado parte importante de su obra creativa ( discursiva) en un solo volumen, que como lector se agradece e invito a ser compartida.



 

POESÍA VISUAL VALENCIANA
JOSÉ-CARLOS BELTRÁN & BARTOLOMÉ FERRANDO
 

 UNA ANTOLOGIA DE POESIA VISUAL VALENCIANA
INCLUYENDO 16 PROPUESTAS CREATIVAS DE :

ANTONI ALBALAT
PERE AVILES
REGINA BALBASTRE
JOSÉ-CARLOS BELTRÁN
MANEL COSTA
FERRAN COSTA
BARTOLOMÉ FERRANDO
MARÍA GALLARD
RAÚL GALVEZ
ALFONSO LOPEZ GRADOLÍ
CARMEN MAJOR
MARÍA JESÚS MONTÍA
FRANCISCO PÉREZ BELDA
J.RICART
NIEVES SALVADOR
JOSEP SOU

En un momento en el que la poesía visual se encuentra en el inicio de considerarse como un género con características propias, se publica está antología de poesía visual valenciana, con la obra de 16 poetas, como una muestra de la poética visual que se está realizando en la Comunidad Valenciana .
Incluyendo obra de poetas visuales históricos como Alfonso López Gradolí, autor del mítico libro “Quizá Brigitte Bardot venga a tomar una copa esta noche” Madrid 1971, Bartolomé Ferrando poeta y perfomance, editor de la revista “Texto poético”, junto a Josep Sou de una larga trayectoria creativa, internacionalmente reconocidos. Poetas incluidos en la “Antología consultada de la poesía visual española” Ediciones y Promociones. Madrid 2001, como Nieves Salvador, María Jesús Montía, José-Carlos Beltrán, Bartolomé Ferrando y Josep Sou.  O de reconocido prestigio como Francisco Pérez Belda, con 20 años especializado en la práctica del letrismo, Raúl Galvez, J.Ricart, Carmen Major,  o los más jóvenes como  el castellonense Antoni Albalat, Pere Aviles, Regina Balbastre, Manel Costa, Ferran Costa, y María Gallach,

Dieciseis maneras de entender el hecho poético, que hacen que la poesía visual  valenciana este presente, desde los inicios en España, a lo largo de las distintas generaciones, como un punto de referencia.
 

Una antología para conocer esta otra forma diferente de entender el hecho poético valenciano,  a través de la poesía que se mira,

Se edita el
14 de ABRIL de 2001
por RIALLA EDICIONES S.A. Colección PROIS
 

Información  phayum@terra.es  José-Carlos Beltrán. 12580 BENICARLÓ (Castellón) Tel 964 47 08 05  Fax 964 46 06 09
 
 


TRILOGIA  ANTÓLOGICA VISUAL
Por JOSÉ-CARLOS BELTRÁN

Desde Enero de 1999, fecha de la publicación del libro “Antología de la poesía visual española ante el nuevo milenio” con prólogo de Angela Serna, portada de Juan López de Ael y contraportada de Antonio Gómez por la Asociación Arteagin en Vitoria, son muchos los acontecimientos que han ido sucediéndose en el panorama poético visual español. En el inicio de este nuevo número de PHAYUM, quiero hacer un comentario sobre lo que ha motivado la publicación en dos años de tres antologías nacionales y una valenciana de poesía visual, así como la exposición itinerante Poesía para ver con obra de 24 poetas visuales. en la que he actuado como comisario junto a Fernando Millán. Actividades que han ayudado a poner de actualidad activa la función de la poesía visual española.
La antología del “milenio” como cariñosamente se refiere  J.Seafree, se publicó para llenar el vacío que dejaba la imposibilidad de publicarse un número extra de la revista “La factoría valenciana” editada en Valencia por Salvador F.Cava, quien en su día me invitó a que preparase un número extra dedicado a la nueva actual poesía visual española, transcurrido un año y medio, desde que le entregue los originales al editor y tras la clara posibilidad de ver la luz pública por este medio, me vi en la necesidad de dar cumplimiento a mi palabra a los poetas invitados, pero ampliando el contenido con una nota biobibliografica, así como el número de participantes a fin de que estuvieran `presentes todas las tendencias del experimentalismo actual, como ALPE con su mundo de plastificados, o el Mail-Art representado por Clemente Padín y Cesar Reglero, a demás de los poetas visuales a mi entender más representativos del momento de los que yo tenía conocimiento, encabezados por el maestro Joan Brossa. Se hizo una edición de mil ejemplares, hoy agotada, y tubo una respuesta de la crítica altamente positiva, prueba de ello es los treinta y cinco artículos y comentarios en la  prensa y revistas nacionales como “Cuadernos del Sur” de Córdoba o “El vendedor de pararrayos” de Barcelona, por ejemplo.
Tras la acogida de la antología del “milenio”, en Phayum anunciamos una convocatoria solicitando “la poética visual” a los poetas, a fin de tratar de aclarecer el concepto de poesía visual, dada la calidad de las respuestas recibidas, decidimos convertir la convocatoria en libro, que firme junto a María Jesús Montía, por creer que su contenido sería útil a quien se interesase por la poesía visual, así se publico la segunda de las antologías “Phayum, poéticas visuales” J-C.Beltrán y María Jesús Montía Colección Candela de poesía volumen B, editado por el Grupo Poético Espinela de Benicarló, Junio 2000.Mereció comentarios en suplementos literarios como los del “Papel literario” del Diario de Málaga por Francisco Peralto, entre otros.
Pero si las dos primeras antologías cumplieron una misión de muestreo bajo un prisma, la primera particular mío  como antólogo y la segunda de respuesta libre a una convocatoria, faltaba una nueva entrega, que reflejase lo más fielmente posible el momento actual de la poesía visual en España. Había salido a principios de 1999, el ensayo de Blanca Millán Domínguez “Ñ, poesía visual en España”,Edicidiones y Promociones S.L. en Madrid, que hacía un repaso histórico a la breve trayectoria del género
lo que no dejaba de ser una referencia bajo el concepto de su joven autora creyendo necesario una nueva muestra antológica plural, para ello invite a 80 críticos, poetas y especialistas en poesía visual, a participar en la consulta de los 15 más representativos poetas visuales actuales a su juicio, de los que recibí 45 listas, nominando a 130 poetas visuales, de los que con los 25 primeros se editaría el libro “El color en la poesía visual. Antología consultada de la poesía visual española” con prólogo de Esteban Pujals Gesalí y epílogo de  Fernando Mllán  sobre la influencia del color en la poesía visual.
Dado a conocer el resultado de la encuesta, ha habido opiniones para todos los gustos, pero lo que quiero dejar bien claro, que a nadie se excluye, ni olvida, estos son los resultados de 45 especialistas del momento actual poético visual español, ellos han tenido la palabra y la libertad de elección, yo me he limitado a ser notario fiel de la consulta.
Con la publicación de esta tercera muestra, el lector interesado podrá hacerse una idea de los caminos y tendencias que la poesía actual goza en este país, si es así, se ha logrado lo que se pretendía, ahora como toda obra es discutible, la sugerencia queda abierta, otros antólogos en su día nos darán nuevas respuestas al quien es quien en la poesía visual, sean todas la iniciativas bienvenidas, porque la información siempre es necesaria y como más mejor.
Quiero agradecer a todos los que en estos años me han apoyado para que lo expuesto anteriormente haya sido una realidad, a todos gracias


LOS PREMIOS DE POESÍA "CIUDAD DE BENICARLO" EN LA POESÍA VISUAL

                                Por Mª Jesús Montía
 
 

Parece que fue ayer y ya son veinte años los que Benicarló esta ahí al pie del cañón divulgando la poesía que desde todos los
rincones de España llega con cada nueva convocatoria de los premios de poesía "Ciudad de Benicarló" y con la publicación de
las obras premiadas dentro de la colección "Beni-Gazló" de poesía dirigida por José-Carlos Beltrán y editada por el
ayuntamiento de dicha ciudad.

La poesía, expresión artística por excelencia para expresar sentimientos, ideas, estados de ánimo y embellecer el lenguaje
cotidiano, va de la mano de aquella otra poesía que los creadores reflejan sobre el papel junto a imágenes: La poesía visual.
Muchos poetas unen sus facultades poéticas a las facultades artísticas de ir mezclando, uniendo y componiendo imágenes en
un sentido poético, con lo cual surge como un reflejo de ellos mismos la obra poética visual.

Durante el transcurso de estos veinte años el premio de poesía ciudad de Benicarló, ha contado entre los autores premiados con
siete nombres de personas que son poetas por doble sentido, ya que a la facultad que poseen de embellecer el lenguaje a
través de las palabras, también lo hacen a través de imágenes, por lo que se denominan además de poetas discursivos, poetas
visuales.

En el año 1982, Alfonso López Gradolí obtenía el segundo premio con un poema. Este poeta, nacido en Valencia en 1943 con
una amplia obra publicada tanto en prosa como en verso ha obtenido premios tales como el Ausias March de poesía en 1973,
el ciudad de Irún en 1974, Caja de ahorros de León de Cuentos 1973, Ciudad de Ceuta y Tudela en 1976, entre otros y el XIX
premio de poesía "Cáceres patrimonio mundial".

Josep Sou, poeta de Alcoy (1951) con una trayectoria poética indiscutible, obtenía con el poemario titulado "En la duna", el
XVI premio de poesía ciudad de Benicarló 1996 en la modalidad de poesía en valenciano. Su faceta de poeta discursivo y
poeta visual y objetual están reflejadas a la par en todas sus obras artísticas como se puede comprobar en las numerosas
exposiciones tanto individuales como colectivas que lleva a término cada año, prueba de ello es la organizada por la Caja de
ahorros del Mediterráneo durante el año 2000. "En la duna", con prólogo de Jordi Botella, comienza con una dedicatoria tan
sencilla como profunda: "Als meus pares".

El año 1998 caracterizó a este premio que nos ocupa, por el que más premios recayeron en poetas visuales, J. Ricart (Valencia)
obtiene el segundo accésit de poesía ciudad de Benicarló con la obra titulada "Fin del sig(i)lo" . También ese mismo año el
accésit de poesía en valenciano recayó sobre Tomás Camacho, nacido en Ponferrada (León) 1960, polifacética persona que
compagina su actividad docente en Alcanar con sus aficiones a la poesía discursiva y visual y su asistencia a tertulias poéticas y
a las representaciones de obras teatrales con el Grupo de teatro Gresol de Alcanar. Tomás Camacho es autor del manifiesto
Kaoista, su obra se encuentra publicada en revistas especializadas y ha obtenido además de otros premios de poesía, el premio
Gabriel Celaya de Torredonjimeno (Jaén, 1996) siendo su última obra poética publicada el libro "Ikebanes d´aire" con un
prólogo de Gerard Vergés.

El poeta madrileño J. Seafree, con el título del poemario "Sol imposible" obtenía en el año 1998 el XVIII premio de poesía
ciudad de Benicarló, el libro publicado dentro de la colección "Beni-Gazló" de poesía, cuenta con un excepcional prólogo de
otro poeta discursivo y poeta visual Rafael Marín. J. Seafree ha realizado dos exposicones individuales de poesía visual "Puntos
cardinales" en el Centro Cultural Buero Vallejo en 1993 y "Otoño y sangre" en la Libreria Aurea en 1994. Tiene varios
poemarios publicados y ha participado además en diversas exposiciones colectivas de poesía visual. J. Seafree está incluido en
la Antología de poesía visual Ante el nuevo milenio de José-Carlos Beltrán editada por Arteragin (Vitoria) y en La palabra
imaginada (compendio de poesía visual española, Ayuntamiento de don Benito).

1999 también fue un año en el que los premios de poesía ciudad de Benicarló se caracterizaron sin saberlo hasta el momento
de abrir las plicas de los autores presentados a este certamen, un año con dos nombres de personas galardonadas de gran peso
dentro del mundo de la poesía y de la creación y divulgación de la poesía visual. Julian Alonso, (Palencia 1955) obtenía el XIX
premio de poesía ciudad de Benicarló-99 con la obra titulada "Trampas de la memoria" que contó una vez editado el libro con
un breve pero intenso prólogo del cantautor Luis Eduardo Aute. Julián Alonso es un activo colaborador de revistas tanto de
poesía discursiva como de poesía visual teniendo publicadas varias de sus obras en los dos campos anteriormente mencionados
en "Texturas", Phayum, Cuadernos del matemático, etc. J. Alonso ha sido además premio de poesía Provincia de Guadalajara
en 1993. Y por último, el año 99 el jurado también otorgaba un accesit a la poeta de Vitoria Angela Serna por su obra
presentada a este certamen bajo el título "Del otro lado del espejo", editado por el grupo poético espinela de Benicarló,
Volumen A de la colección de libros de poesía Candela. Como escribe la propia autora en la introducción, "es un triptico que
refleja el dolor, el (des)amor y el corazón, o mejor dicho, el otro lado del dolor, del (des)amor y del corazón..." completado con
una serie de ilustraciones realizadas por Manuel Serna y un prólogo de Martine Torrens y una portada de uno de los poetas
visuales de gran renombre dentro de este campo y que es Juan López de Ael.

Queda demostrado con lo anteriormente mencionado que Benicarló, la poesía discursiva y la poesía visual caminan de la
mano y se van labrando un futuro esperanzador dentro del mundo poético que gira y gira a nuestro alrededor.



Por Mª Jesús Montía

                                                                      Si el poeta se limita
                                                  a hacer versos,

                                                            habrá momentos en
                                                            que los versos

                                                            serán repetitivos.

                                                        (Joan Brossa.)

Hombres y mujeres vivimos y nos rodeamos de un mundo visible que permite combinar elementos,
signos, letras, símbolos, palabras, etc. Este conjunto de elementos permiten comunicarnos,
expresarnos. La poesía visual, también llamada poesía experimental, aprovechando este mundo visible
aparece dentro del mundo del arte como una ventana abierta a la libertad de creación y expresión.

Joan Brossa, (1919 – 1998) poeta que creó de forma diferente y consiguió provocar intelectualmente
decía que el poema visual es aquello que también se podría escribir. Es cierto, ya que la poesía visual
es poesía no escrita, porque... no todo hay que decirlo con palabras.

El poema visual permite evocar coherentemente sentimientos, misterios, ironías, dudas, y en ocasiones
incluso permite transformar la realidad asociando imágenes que dan pie a mezclar lo obvio con la
paradoja y en otras ocasiones, el componente visual se convierte en componente fónico. Aquello que
puede parecer simple azar no lo es por casualidad dentro del poema visual. Lo no visible se convierte
en visible. Lentamente, como ha ido sucediendo y más concretamente a partir de los años sesenta con
la aparición de nuevas formas de hacer y entender el arte, la poesía visual va rompiendo moldes,
ganando terreno y se le va dedicando la atención y el lugar concreto que se merece.

El poeta visual posee una peculiar mirada para observar todo lo que le rodea y aprovechando esa
singular manera de mirar crea obras tendiendo siempre a simplificar con la imagen. Para él, crear es
una necesidad y sabe que más allá de la imagen se puede ver mucho más, por este motivo insiste una
y otra vez en este lenguaje visible, en esta forma de expresión y de creación.

La idea es el elemento fundamental en la poesía visual, por ello frente a un poema visual se debe
pensar que el autor nos está regalando una parte importante de su tiempo creativo, pues esa
idea-mensaje es el hilo conductor que une al poeta, la obra y la mirada del espectador. La idea es el
pentagrama, la nota musical es la obra.

Frente a un poema visual el mensaje debe captarse rápidamente, después habrá que pasar unos
minutos frente a la obra contemplándola hasta llegar incluso a sentir la sensación de desear acercar la
mano y acariciarla como si fuera algo delicado. Cualquier espectador mínimamente atento puede
descubrir su ironía, humor, su critica social, la sutileza poética con la que se transmite el mensaje. El
espectador es el último eslabón de la cadena de creación, porque el poema visual y su creador
necesitan de la complicidad y colaboración de ese espectador, por ello ante un poema visual solo es
necesario querer ser cómplice con el autor de la obra y saber mirar, mirar, mirar con la mente abierta y
estar predispuesto a recibir cualquier tipo de sensación que provoque.

Por más que se busque una definición concreta al término poesía visual, para entenderla con plenitud lo
mejor es acercarse a contemplar las exposiciones que autores tanto individualmente como
colectivamente realizan por todo el territorio nacional, también son claves en su divulgación revistas
que se publican con periodicidad (Phayum, Texturas, etc.), antologías como Poesía visual ante el nuevo
milenio, museos especializados en poesía visual (Tarragona) etc. Solo así se podrá llegar a entender la
sensibilidad que rodea a este mundo tan amplio y a la vez tan concreto que es la poesía visual.

MARIA JESÚS MONTIA


A TODO RIESGO

                                                                      Mª Jesús Montía

Dentro de la colección Pliegos de la visión, número 12, y editado por Babilonia (Navarrés) Jósé-Carlos Beltrán, acaba de
publicar el libro titulado A todo riesgo en el que demuestra una vez más tanto en los poemas visuales reproducidos como
en la introducción escrita por el mismo, que ama ´por los cuatro costados esta peculiar forma de hacer y entender la
poesaía, la poesia visual.

    José-Carlos Beltrán escribe en la introducción del libro frases y definiciones tan acertadas como estas: "La poesía
visual es el ojo por el que vemos la vida en sus múltiples manifestaciones..." "Cada vez que un parpadeo nos ofrece una
imagen, allí hay un poema visual" "La poesía visual es la respuesta del poeta a la vida. El resultado del constante
aprendizaje del difícil arte de vivir..." "Se enciende una nueva luz cada vez que una mirada observa un poema visual..." El
libro está dedicado primordialmente a Angela Serna, amiga del autor, especialista en poesía visual y gran creadora dentro
de esta forma peculiar de entender el arte, sin olvidarse de los nombres de algunos creadores que junto a él, trabajan en
exposiciones, ediciones y divulgaciones de todo lo relacionado dentro del mundo de la poesía visual.

       Los veinticinco poemas visuales publicados en A todo riesgo muestran una vez más el mundo interior y exterior en el
cual se desenvuelve el poeta en todo aquello que llama su atención como hombre y creador. La coherencia en la
selección de los poemas publicados, nos muestra al autor tal y como es, prueba de ello lo demuestra en la primera obra
titulada Autorretrato. No podía faltar un homenaje a la lectura en la que el tiempo y el abecedario son los elementos
fundamentales, al alfabeto, al tiempo, a la amistad, a la múseica que se refleja constantemente en sus obras, al dinero, a la
mujer, al flamenco, etc. sin olvidar el último poema titulado Balance, constantes fuentes de inspiración de José-Carlos
Beltrán-

    Porque hay una poesía que se lee y otra poesía que simplemente se mira y llega y que a veces resulta ser necesaria
para que el autor a trávés de su obra se sienta satisfecho consigo mismo, ha sido la razón por la cual el autor de A todo
riesgo ha publicado este libro aportando una vez más su granito de arena dentro de la creación poética visual y que
seguramente, esta no será la última vez que lo haga.



 
 


Vuelve al indice general