Edición de “Alfabetos” de Martín Gubbins Presentación con acción poética y sonora

Quedáis cordialmente invitados al lanzamiento de mi libro “Alfabeto”, que se realizará el próximo martes 19 de diciembre a las 19h en el Salón Ercilla de la Biblioteca Nacional (2° piso).
Presentarán los profesores Marcela Labraña, reciente ganadora del premio al mejor ensayo de 2017 otorgado por el Círculo de Críticos de Arte, y Felipe Cussen, investigador del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA).
También habrá una breve performance de acción y sonido por el Coro Fonético, vino de honor y algo más.
Ojalá puedan ir y, en cualquier caso, les agradezco mucho la difusión que puedan darle a este evento y al libro mismo.
Adjunto invitación con los detalles.
Un abrazo,
Martín Gubbins

SOBRE “ALFABETO”, DE MARTÍN GUBBINS

Las composiciones gráficas de este “Alfabeto” transforman las letras en series y patrones de tinta que parecen vibrar, ocupando un espacio en la tradición de poesía visual cinética de autores como Jiri Valoch o Dom Sylvester Houédard. Publicado por primera vez en una autoedición artesanal en Londres, el año 2003, esta obra fue compuesta con un objetivo meramente funcional: en sus primeros recitales en esa ciudad, el autor siempre, a modo de obertura, deletreaba un verso o una frase al comienzo. Para ir proyectando las letras a medida que deletreaba esos textos, surge este Alfabeto. Una segunda versión apareció en el libro ABCDario, publicado el año 2015 en Valencia por Ediciones Canibaal, el que reúne alfabetos de cuatro autores de Argentina, Chile, Cuba y España.


Algunos comentarios sobre esta obra:
“Los bloques alfabéticos de Gubbins son, en sí mismos, densidades y disoluciones escritas, compuestos por líneas, grumos, ecos y desvanecimientos de signos, que dan forma a una malla, a un tejido, a una textura de letras deformadas en forma de encaje, en donde estrías de niebla ocultan edificios verticales de trazos. Los bloques podrían verse como geografías de grafos, ocupadas por un variable y diverso número de habitantes, marcado y determinado por las leyes del azar. Celosías murmuradas; arquitecturas de voz escrita, en las que el habla negra cabalga sobre el silencio en un sinfín de alternancias y cruces, empedrando el área con bloques apelmazados y soldados de granito y de viento.
El tiempo se muestra congelado, y no sólo abre sus puertas al espacio, sino que es también espacio, por cuyas venas circula el aire que todavía no ha sido contaminado por la escritura. Pero la parálisis es sólo parcial, ya que, de pronto, sentimos que el conjunto escrito, que parecía dormido, se desliza verticalmente a gran velocidad, arrastrando y deformando los signos que contiene. Los bloques de escritura se exponen así llenos de vida y de movimiento. La escritura se escurre y, en ocasiones, casi desaparece” (Bartolomé Ferrando, España).

Gubbins confecciona virtuales “tapices móviles cuyas tramas y urdimbres se superponen tejiendo fonéticamente, y visualizándose en un campo vectorial donde el vacío forma parte de la escritura” (Lucía Peiró, España).
Con este proyecto el autor ratifica una faceta que había mostrado en libros anteriores; hacer “en realidad partituras incompletas con signos tomados de un alfabeto que a veces se le parece al que compartimos todos los días, y a veces se aleja tanto que se vuelve pura gráfica o puro ritmo traducido a la espacialidad de una hoja” (Timo Berger, Alemania).

Como hace ver el investigador José Ignacio Padilla en su libro El Terreno en Disputa es el Lenguaje, a propósito de ESCALAS, otra obra del mismo autor, Gubbins “enfatiza la divergencia entre oír y leer; y por los intersticios de su abecedario regresa esa divergencia reprimida: el niño que balbucea, el cuerpo que se agita con ritmos. La subjetividad en este libro no se dice; se expresa como ritmo, y como selección de material: no la ley del significado, sino las leyes del ojo y del oído (José Ignacio Padilla, Perú).
 
Zona de los archivos adjuntos