El Museo Picasso de Buitrago de Lozoya y los regalos al barbero / Exposición colectiva homenaje a Picasso

El origen de la colección son los regalos que fueron entregados por
Picasso a su barbero y confidente durante su exilio en Francia, Eugenio Arias, como prueba de su afecto y amistad hacia él, a lo largo de un cuarto de siglo.
El museo tiene actualmente entre sus fondos 71 obras de naturaleza
muy variada: dibujos, obra gráfica, cerámicas, un pirograbado y un
cagafierro así como carteles de exposiciones y libros dedicados.
Completan la colección ocho piezas de cerámica seriada
procedentes de la colección de la antigua Diputación de Madrid, que se incorporan al Museo a finales de la década de los ochenta, y otros
elementos no realizados por Picasso pero aportados por Arias
posteriormente, como fotografías de André Villers y un busto escultórico de Picasso creado por F. Aguilar. Asimismo, la Comunidad de Madrid sigue ampliando los fondos de interés para el Museo, como es el caso de las dos estampas de tema mitológico, fechadas en 1966, que fueron adquiridas en el año 2005 gracias a la aplicación de los fondos procedentes del 1% Cultural.
El barbero de Picasso Eugenio Arias, nació en 1909 en Buitrago del Lozoya. De carácter serrano, herencia de su padre, alfayate, y de su madre, una pastora de ovejas, se formó en la escuela hasta los nueve años, edad en la que aprendió el oficio de peluquero gracias a su abuelo. A ese oficio dedicó gran parte de su vida, ganándose así el título de “El barbero de Picasso”. Tras la Guerra Civil se exilió y afincó en Vallauris.
Por aquellas fechas Picasso había instalado también su residencia
en Vallauris, en la villa “La Galloise”, con su esposa Francoise Gilot. Es
entonces cuando Georges y Suzanne Ramié, propietarios de un célebre taller de cerámica de Vallauris llamado Madoura, le informan de la existencia de otro español en el pueblo: Eugenio Arias, el dueño de la barbería. A partir de entonces se inició una estrecha relación que duró hasta la muerte del artista: Eugenio fue su peluquero, su confidente, su amigo, y su compañero de tardes de toros.
Esta información puede ser utilizada en parte o en su integridad sin necesidad de citar fuentes Dirección General de Medios de Comunicación – Puerta del Sol, 7, planta baja / 28013 MADRID
Web http://www.madrid.org/prensa

Eugenio Arias murió el 28 de abril de 2008, a los 98 años de edad,
una semana antes de que le fuera concedida la Medalla de Plata de la
Comunidad de Madrid, que recogió su hijo, Pedro Arias. Además, el 7 de junio de este mismo año, el Gobierno regional y el Ayuntamiento de Buitrago del Lozoya le brindaron un emotivo homenaje en su pueblo natal, acto en el que se le nombró “Hijo predilecto de Buitrago del Lozoya”.

http://www.ayto-buitragodellozoya.es/