Muestreo #2. This is mail art / Macba, Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona

13 noviembre, 2017

“Muestreo #2″, localizada en el Macba, Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, y comisariada por Maite Muñoz; surge a partir de una primera agrupación llamada “Muestreo #1″. Los documentos a escena, con la temática de agrupar aquellas colecciones y fondos documentales del Archivo MACBA, y otras asociaciones, que durante la historia del arte no se han considerado lo bastante significativas e importantes para exponerlas en el museo principal. Por lo tanto, esta agrupación con temáticas diversas como la performance, la danza, el arte conceptual o incluso, y en este caso, el Mail art. De esta misma forma, esta exposición se lleva a cabo en el vestíbulo del Centro de Estudios y Documentación MACBA, entre las fechas 10/10/2017 y 7/1/2018. La temática principal que la precede, es la basada en las prácticas artísticas que, durante la década de los 60, han utilizado el envío y recibo de correos como sistema de distribución; formando así, una experimentación artística en donde el valor comercial y la creatividad juegan un papel primordial en la obra. Para más información, estos materiales pertenecen tanto al fondo del propio museo como el de Pere Sousa, Nervo Óptivo, entre otros.

Respecto a la exposición física, a pesar de haber asistido antes de la colocación completa de sus respectivos carteles y demás accesorios informativos; se podían observar varias mesas expositoras de cristal, con la mayoría de archivos importantes del recopilatorio, y la proyección de un vídeo en donde se podían visualizar varias obras de uno de los artistas seleccionados; además, existía una zona de consulta, a modo de biblioteca, al cual acudir si quisiésemos algo más de información para complementar la visita, que tampoco está de más.

Si nos centramos en la temática de la agrupación de las obras; artistas como Edgardo Antonio Vigo, Ray Johnson, Clemente Padín o Ulises Carrión, son algunos de los que se pueden encontrar; de esta misma forma, las obras exhibidas, como es habitual, sólo son una pequeña parte de todo aquel repertorio que cada uno de ellos contiene en su carrera artística. Concretamente, uno de los más destacados, Ray Johnson, en su libro Please Add to & Return, cita lo siguiente:

Presentar cartas y postales como fragmentos que sean fruto del azar, como elementos desgajados de maniobras comunicativas, es más bien concentrarse en los usos sociales y políticos de la noción misma de comunicación, de modo en que soporta la realidad y lo inevitable del orden existente.

Al analizar la temática que se establece en este tipo de obras artísticas desde sus inicios; la importancia de la colaboración y la interacción con la sociedad en diferentes contextos, es aquello que más énfasis producía; además, contextualmente también mantenían un vínculo con el dadaísmo, Fluxus y la poesía experimental; por lo tanto, no es de extrañar que los mismos artistas que se consideraban del Mail art también formasen parte del Fluxus, por ejemplo.

De forma más personal, y a pesar de que es una recopilación abierta de una temática tan amplia y poco conocida; lo expuesto en ese vestíbulo te ubica, en gran parte, fuera del contexto expositivo que normalmente se conoce. Tanto la iluminación como el espacio y su misma distribución, hacen que pase prácticamente desapercibida entre la recepción, la escalera para acceder a la biblioteca y la añadida “zona de estudio” improvisada, que se encuentra nada más entrar por la puerta; que si encima se añade el contexto y la temática que se aprecia por los ventanales de gran parte del vestíbulo, destrozan, aún más, esa aura de exposición artística importante e interesante que vale la pena visitar. Generalmente, pasa descuidada hasta la gran proyección de vídeo, situada en la esquina, tapada en gran parte por una columna, y en donde unos cascos negros esperan a que algún visitante se acerque a utilizarlos. Sin embargo, si nos centramos vagamente en las vitrinas, y tenemos paciencia en averiguar y leer un poco de qué van, podemos encontrar obras como la de Franco Vaccari; llamada Action at a Distance, representadas en hojas de papel escritas a máquina de escribir, y en donde se apreciaba que, a partir de instrucciones, propone al destinatario a fotografiar una planta, un animal o una persona importante para él en lugares específicos, colocándola impresa en dos cuadrados encontrados justo debajo, además de la fecha y el lugar donde se realizó; para, finalmente, mandarla a la dirección que el propio artista coloca a modo de estampación.

De todas maneras, es importante remarcar que este tipo de arte, tal y como he comentado anteriormente, se basa en la distribución de “algo” para recibir otro “algo” a cambio; donde tanto el envío principal, como todo aquello alrededor del proceso de participación forma parte, íntegramente, de la obra. De esta forma, es normal encontrar en exposiciones dedicadas al Mail art, un simple sello, o, por ejemplo, las anotaciones de un colectivo en un papel con preguntas que, posteriormente, se mandarán al director de una galería en Madrid. Pero una cosa sí es importante tener en cuenta; la información que se le añada a estas obras es primordial para entender cada uno de los proyectos que se exponen; al ser libros, revistas e incluso cajas, el enseñar una de las caras de una “simple” hoja, hace que, si estas interesado en un proyecto específico, tengas que intentar comunicarte con el secretario/a de la exposición, para que, al menos, se digne a decirte el nombre del artista y la fecha en la que fue creado. Pero sí que es verdad, y tal y como dice Ray Johnson al crear sus obras, que:

Asumir los principios del sistema del arte postal equivale a acceder a cumplir una serie de obligaciones positivas y negativas (no juzgar, despojarse de la vanidad, tratar de no pensar en una obra después de haberla enviado, no esperar nada a cambio, etc.).

De esta forma, y como conclusión, la exposición ha sido interesante en general, pero no cabe duda de que, si se quisiera dar una mayor amplitud de visitantes; el lugar no es muy digno de admirar en comparación con las que se encuentran en la sede principal del museo. Sin embargo, al estar en el vestíbulo del centro de investigación, supongo que la idea de colocarla allí, ayuda, en cierta manera, a generar un contexto y/o entorno específico acorde al lugar. En este comentario he querido remarcar la característica principal de este tipo de arte tan característico y tan poco conocido en la historia del arte contemporánea; además de citar algunas de las cuestiones importantes que, considerado como uno de los pioneros, comenta acerca del mismo. En resumen, espero que, si llega a realizarse un “Muestreo #3″, se considere oportuno aquellos comentarios que los visitantes realizan sobre los dos anteriores, para, así, mejorar la interacción y un mayor número de visitantes.

 

Para más información sobre la exposición: www.macba.cat/es/muestreo-this-is-mail-art.