Ser o no apropiacionista Carta a mi maestro y amigo César Reglero Campos por Xavier Sis

Nos conocimos por mediación de una ola marina cabalgada por sirenas morfeas que con sus silbidos nos llamaron la atención. La playa fue lugar de encuentro cuando las gentes las dejan reposar y el frio y constante viento de poniente te levanta la mirada para sumergirla en el horizonte altivo que se junta con la imaginación.

Nos apropiamos los dos de muchos conceptos y fundamental: una filosofía de vida que no ha cejado en nuestro tiempo ni nuestros cuerpos.

Su casa y la mia fueron moradas cercanas y el perfume de las rosas que Isabel cuidaba con esmero en su jardin, motivo para que las visitas fueran constantes.

Abundaba de color de fondo el azul marino que ella utiliza como motivo y ese color luego lo soltábamos en el mar para que se meciese constantemente. Lo recuerdo con fidelidad incluso cuando la lluvia le desmerece.

Ahora la edad te ha dado temple y lo manifiestas con tu orgullo isleño adornandote con un lazo diferencial. Siempre fuiste artista pero te faltaba el lazo, el sombrero y mucho andar para salir al escenario.

No abandonas el azul porque sigues en la brecha. Te apropias de tu conciencia y la lanzas al mundo imaginario cada dia para que los espíritus sean testigos y te declaras apropiacionista porque consideras que el bien colectivo está por encima del individual.

De que nos sirve la exclusividad en un mundo digital tan fugaz?.

Subir o bajar, permanecer o huir . Espinoso axioma para darle pleitesía.

Así nos vemos cada dia en el espejo buscando consuelo.

Gracias por enseñarme a entender, querer y practicar el arte.

Este me lo apropio enteramente.

Xavier SiS

Diciembre 2016