Una metáfora para entender lo qué es el mail art

Una historia que, al mismo tiempo, es una metáfora perfecta para entender qué es el mail art.

 Dentro de la convocatoria “Mail Art Reciclado” me envían una rebanada de pan, sin sobre ni empaquetado,  con franqueo legalizado,  sellado y lacrado directamente    sobre la hermosa hogaza.  El funcionario correspondiente, novato probablemente y desconcertado,  se lo presenta a su jefe  para que decida qué debe hacer en un caso tan peculiar como el presente. El Jefe de la oficina postal se niega a darle curso legal.

Varios carteros, enterados de la incidencia,  se muestran partidarios de que llegue a su destino como obra de arte experimental, pero al final se impone la decisión del Jefe Postal. Y la loncha de pan es devuelta a su remitente por el cartero correspondiente y una  carta del Jefe Provincial donde oficialmente le explica los apartados del reglamente que incumple este envío, razón por la cual debe ser devuelto a su origen. *(Esta información me llega a través de un funcionario de correos)

Lo curioso del caso es que 10 años después me envían una berenjena con la dirección
y el sello pegado directamente  en la brillante hortaliza. Esta vez si llegó a mi apartado de correos. Y lo más curioso de  todo es que, desde las ventanillas  correspondientes,  al otro lado de la oficina postal, se oyen unos ruidosos aplausos por parte de funcionarios de correos, que celebran el feliz destino del envío.  ¡Eran  los mismos funcionarios que 10 años antes habían intentado sin éxito que pasara la loncha de pan!

Y a esto le llamo yo la  performance más  larga del mundo, ¡porque desde su comienzo hasta su finalización transcurrieron 10 años!  Esta acción que sirve para entender que el mail art es, sobre todo, el mundo de la comunicación y las ideas, fue recreada en el 2013, en una muestra  sobre arte postal celebrada en  “Forés Poesía y Música”, comisariada por  Carme Juliana Tobias. Naturalmente, después de los años transcurridos, ni la hogaza de pan ni la berenjena original estabas para exhibiciones, así que hubo que hacer una imitación fidedigna de ambos productos gastronómicos. / CRC

http://boek861.com

ANECDOTA COMPLEMENTARIA

Lo curioso del caso es que nos llegó un documento enviado por un funcionario de correos, donde se documentaba el mismo hecho, pero en 1909, en plena guerra de Marruecos. El motivo de la misma fué la finalización de la guerra, cuando un soldado,
ansioso por comunicar a sus amigos y familiares la buena nueva, no encontró un mal papel donde mandar la misiva, pero si encontró una hogaza de pan duro, que le sirvió para escribir y enviar por correos debidamente franqueada la carta-hogaza que hoy
figura en el Museo del Palacio de Telecomunicaciones de Madrid.